Baudolino

Baudolino
Baudolino
Umberto Eco
Lumen, 2005
638 p.

 

 

Con su cuarta novela, el piamontés Umberto Eco volvía a la edad media y retomaba algunos de los temas que impregnan su obra más famosa, El nombre de la rosa, aunque el protagonista homónimo de Baudolino en poco se parece a Guillermo de Baskerville. En vez de ello, nos encontramos ante un mentiroso confeso e irredento, cuya vida, según su propia (e inverificable) versión, le lleva a participar como instigador en la sombra en algunos de los más importantes acontecimientos de su época, a la sombra del emperador Federico Barbarroja, que lo adopta durante una de sus primeras incursiones en la península itálica, cautivado por su desparpajo, por el dominio casi sobrenatural de cualquier idioma que haya escuchado y, como no, por sus embustes.

Un personaje así podría llegar a ser odioso, pero no, Baudolino carece por completo de maldad. Sus mentiras las urde para ayudar a su padre, o para echarle una mano a un amigo, o porque la ficción es más bella que la realidad. No es culpa suya si después todas ellas se esparcen como la pólvora por los reinos cristianos e incluso se convierten en historia. Tampoco hay que reprocharle demasiado si él mismo se las acaba creyendo y parte a la búsqueda de un sueño nacido de su imaginación. Respecto al receptor de sus confidencias, ¿cómo separar realidad de fantasía? ¿Tan importante resulta? En boca de Baudolino, las grandes fantasías medievales, como el mítico reino del Preste Juan, se hacen tangibles, y la compleja y convulsa política de la época se rebaja al nivel de los ciudadanos anónimos, que la sufren con mayor o menor fortuna, y se hace así cercana y, paradójicamente, real.

Desde el capítulo inicial, escrito en lengua romance inventada, hasta la conclusión de la historia en una Constantinopla saqueada por los guerreros de la cuarta cruzada, asistimos en Baudolino a una refrescante inmersión en el pensamiento medieval, bastante menos ingenuo de lo que acostumbramos a pensar, pero no por ello cerrado en banda a la magia y los milagros. Someternos (de buen grado) a las manipulaciones de un mentiroso compulsivo, dejarnos arrastrar por la fantasía de Baudolino nos enseña quizás más sobre la historia que un tratado erudito, porque nos recuerda cuánto nos ha llegado de manos de personajes igual de poco fiables, pero quizás más ladinos. Así, con una perenne nota de humor, podemos embarcarnos en un viaje hacia la segunda mitad del siglo XII, con la seguridad de que todo lo que se nos va a relatar es mentira, pero también es verdad, o quizás se mueva en un limbo impreciso entre una y otra… como la vida misma.

Recomendado por Sergio Mars Rescepto
Encuéntralo en la biblioteca
Advertisements

One Response to Baudolino

  1. […] con sustrato histórico, no de una novela histórica con elementos fantásticos (a lo “Baudolino“). Lo crucial es la intención, y ésta aparece claramente definida en su resolución. ¿Por […]

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: